El Calor

El calor de la tarde ralentiza los sentidos…hay notas flotando en el aire. Pasa un coche con todas las ventanas abiertas, y se oyen risas y pachangueo en su interior. Calor con olor a gasolina, a chicle, a plástico requemado. Camino hasta el paseo del Segre. Hay gente tirada en el césped, bajo la sombra de los chopos. El aire huele a agua, a hierba, a piel fresca, sin prisas, relajada. Pies descalzos sobre la arena. Dime, río, dónde vas. Cuéntame qué has visto, quedate un rato más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s