Un rayo de luz

Se cuela por un agujerito de la persiana un rayo de sol. Es un rayo muy fino, pero sirve para iluminar a millones de motitas de polvo que flotan indolentes  y anárquicas en el aire de la habitación.

Recuerdo que mi madre, cuando veía estas cosas, se ponía de los nervios. ¿Así cómo va a durar nada limpio? decía como para sus adentros, y seguía dándole al trapo, persiguiendo luminosas y anárquicas motitas de polvo. En cambio a mí me gustaba mirarlas. De hecho aún me gusta mirarlas. Se parecen un poco a mí, a mucha gente que conozco. Nos gusta el desorden ordenado, es decir, todo patas arriba, pero sabiendo siempre dónde está cada cosa. A mi madre también le ponía de los nervios la gente así. Y a mi mujer, que siempre anda detrás de mí ordenando un poco el aparente caos en el que vivo. Reconozco que la gente así pone nervioso a cualquiera. Pero es que no me gusta clasificar ni a las cosas ni a las personas, son como son y ahí están, y ordenarlas por categorías es como clasificar la carne (clase A, clase B), y por eso este blog carece de categorías. El único orden que tiene es el de las fechas, y por que no soy capaz de quitar la dichosa datación. Escribo lo que se me ocurre y cuando se me ocurre, y para mí es como un rayito de sol que se cuela por el agujerito de una persiana. Leer lo que otros hacen también es como un rayo de luz que se abre paso por el resquicio de una barrera opaca. Es el triunfo de miríadas de motitas de polvo que flotan anárquicas en el aire quieto de una habitación. 

Anuncios

Un comentario sobre “Un rayo de luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s