Vivir en Quito: una profesión contradictoria pero jodidamente bella

Después de mucho tiempo sin aparecer por aquí, Aitor Arjol me ha devuelto este espacio casi a la fuerza. A fuerza de hacer memoria, por que ya casi no recordaba que tenía esta ventana al mundo, y las telarañas cubren las esquinas libremente, y han tomado posesión de él. Siempre es una suerte conocer a buenos escritores por que, aunque parezca lo contrario, no abundan. Aitor Arjol. Escritor. Con Mayúsculas, que no es fácil.

El País Literario

IMG_20150614_085557

Tengo una época de cierto desapego literario. Escribo más de lo que leo. Me ufano en buscar nuevas palabras. También tengo que afirmar que mi creatividad no está domada. Tal vez esté descansando o adoptando otro punto de vista. Tal vez sea así. Vivir lejos exige un notable esfuerzo de observación. El tiempo se invierte en no perder las raíces y seguir estando pendiente de lo que sucede en Euskadi, así como en lo inevitable del devenir de este país, Ecuador. El ejercicio es cansado pero imprescindible. Necesario. Útil. Varias miradas convergen en la misma realidad. Y de algo de lo que carezco de es credulidad. Es decir, me niego a ser un borrego, fuere para uno o para el otro lado. No sé por qué todo tiene que ser como te dicen y no como tú piensas. Porque aquí hay cierta tendencia a privarte del libre pensamiento, o al…

Ver la entrada original 512 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s